BENDICIONES!

1 Juan 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Desarrollar una relación con el Padre, afecta todas las relaciones. Cuando nos acercamos a la luz, comienza a poner en evidencia a nuestras tinieblas. El término “andamos en luz” afirma que avanzamos en una relación constante y creciente con el Padre. Esa relación hace que tengamos comunión con quienes nos rodean. En ese contexto de comunión, cobra ímpetu la sangre de Cristo que nos limpia de todo pecado. Presta atención a las relaciones con tu hermano, con tu prójimo y con todos los que te rodean. Si hay una mala relación, existe base sólida para creer que la sangre de Jesús no está operando en limpieza sobre tu vida. Quien mucho perdona, mucho ama. Nada como Su amor sobre nosotros perdonándonos abundantemente. No pierdas más tiempo y deja que Su sangre te limpie. No estés mal. Perdona y pide perdón.



Ap. Rodrigo Lafuente


17 vistas

​© 2014 by Casa de Reconciliación.

Web design by  PIX DESIGN

px.png