Nuestra historia

 

Los Pastores Rodrigo y Mirna Lafuente llegaron a la ciudad de Comodoro Rivadavia en el año 2005.  Iniciaron el Ministerio con 20 personas, sin identidad, sin propósito, sin destino.  Y fue esto lo que primeramente Dios restauró en el pequeño grupo, y les concedió el nombre, la identidad, y así llamaron a la naciente congregación:  Ministerio Casa de Reconciliación.  Una Casa con el desafío continuo de reconciliar al ser humano con Dios, consigo mismo y con los demás.

El Pastor Rodrigo fue confrontado con el poder sobrenatural de Dios al inicio del Ministerio como el resultado de haber mantenido una búsqueda incesante de Dios y Su Reino durante toda su vida.  A partir de ese entonces, la restauración de las vidas, la liberación de endemoniados, la sanidad de los enfermos, la restauración de las familias y el cambio y la transformación genuina de las personas es una marca que Dios ha establecido con su Ministerio. 

 

Con un gran corazón paternal, Dios ha levantado a los Pastores Lafuente como padres espirituales de cientos de personas.  A través del discipulado personal y formación integral, orientan y desarrollan el potencial de cada hijo espiritual para que se les revele y cumplan el propósito de Dios en sus vidas. 

En el año 2013, los Pastores Rodrigo y Mirna Lafuente recibieron la Paternidad del Apóstol Guillermo Maldonado y la Profeta Ana Maldonado. Desde ese momento el ministerio cuenta con la cobertura espiritual de la Red del Movimiento Sobrenatural.  A partir de ese entonces fueron desatados a niveles mayores de unción, crecimiento y revelación.

 

La Casa sigue avanzando, creciendo de manera permanente y constante en estos 12 años y ya hoy es una Casa Internacional, debido a que alberga hombres y mujeres de todas las provincias de Argentina y de diferentes países de Latinoamérica.  A raíz de esto, su nombre se ha expandido a Ministerio Internacional Casa de Reconciliación.  Es una Casa de Naciones!

Mes a mes, Dios va llevando a cumplimiento la Palabra Profética entregada a la Pastora Mirna en el año 2006: Isaías 60.  Para la gloria de Dios, el pueblo pequeño está yendo a ser un pueblo de miles, el pueblo antes desechado es tierra deseada, el templo está siendo reedificado y la prosperidad en todas las áreas es parte del sello de Dios sobre la Casa. Dios se lleva todos los honores en esta Casa!  Por ÉL y para ÉL son todas las cosas! 

​© 2014 by Casa de Reconciliación.

Web design by  PIX DESIGN

px.png